Mi edad, mi lado sintético

por Elizabeth Barria
Mi edad, mi lado sintético

La típica pregunta, ¿Qué edad tienes?.  Absurda porque muy pocos la responden en forma correcta, pero también es necesario responder porque nos recuerda que estamos hechos de días importantes  que muchas veces han girado  a nuestro favor, pero también muchos en contra de nuestro reloj. 

En mi caso, diría que muchos  por décadas. 

Y lo que más importa no es cuántos años, sino cuántos de ellos  los hemos vivido realmente. 

Yo prefiero decir que ya  tengo  5 historias 

Que fueron como 5  «Vamos de nuevo* 

También son  varios «lo siento»  con  mil lágrimas «de cocodrilo»  y con más de 10 súplicas de rodillas. 

Varias noches de insomnios pensando en sacrificados «servicios» que hoy sé que muchos nunca fueron .

Otras noches y madrugadas en urgencias al lado de un alguien que me importaba más que nadie. 

Como 1000 postergaciones  dejando de lado mis gustos o lo que yo realmente anhelaba para mí.

Le sumo a ellos como 4500 besos o más quizás , pero hoy  solo me acuerdo de… creo que 1,2,3,4,5 reales .

Como 20 veces de ataques de risa hasta que duela la guata y nos llegue a dar hipo. Que felicidad siente el cuerpo con eso. 

Sumado a 10 carcajadas intensas de esas que hacen que te falte el aire y se asomen las lágrimas, y  más de 100 sonrisas llenas de cicatrices internas también . 

31  noches de varios meses  que solo anhelaba hacer el amor abrazada en caricias en un idioma en silencio.

20  o más años quizás que juraba que no había diferencia alguna entre tener sexo y hacer el amor.  ¡Que ingenuidad más grande! No sé si reírme frente a eso o avergonzarme.  Hasta me sonrojo.

Varios veranos con puestas de sol indescriptibles y el resto de las estaciones con muchos fríos y humedades que me calaban  los huesos. 

5  sorpresas inesperadas que sonaron como una cachetada  y  fue visible en varias ojeras tapadas en maquillaje, que marcaron mi despertar del  día siguiente. 

Casi 30 noches sin dormir  con un insomnio que me avisaba que no valía la pena  esa lágrima en la almohada. 

Como 10 sueños inconclusos de una infancia o adolescencia que tal vez me faltó vivir .

Tuve 30 cenas, pero solo tres románticas inolvidables. 

Más de 20 maletas a cuestas llenas de nuevos proyectos y minimizando varios. 

6 veces de bajar a cero el peldaño de mis logros  aplaudiendo  ver cumplir méritos ajenos. 

Tengo 4 cirugías, 3 muy importantes llamadas cesáreas que me hicieron tragarme el orgullo cuando no conocía  el amor incondicional . 

Y la cuarta cirugía se llamo apéndice,  que apareció de la nada ya siendo bien adulta cuando caí en urgencia salvada milagrosamente por mis 3 hijos que me llevaron a tiempo. 

20 años y más de entender que lo material es eso.. La mayoría desechable. 

Como 40  películas románticas pero una sola marcó mis días. 

Creo que 5 lágrimas fueron muy importantes en su minuto, pero hoy veo que valió la pena solo las que fueron de grandes emociones de alegrías. Las otras nunca debieron existir. 

Solo 2 colchones fueron confortables, pero el último, a pesar que fue el más cómodo fue el que más anhelaba deshacerme rápido. 

4 veces sonó el click de aviso que algo no estaba bien, pero yo no supe hacerle caso.

Tuve 3 sabios consejos, pero tenía una venda en los ojos y  no los supe ver ni escuchar. 

10 veces o más que perdoné, pero ahora me doy cuenta que nunca me miraron a los ojos.

Tengo solo un concierto en vivo, que fue un regalo de mis hijos, de uno de mis  artistas preferidos. 

Tengo 50 escalofríos de  varios «alguien» que me han movido el piso de nuevo. (me sonrojo de nuevo😊) 

200 canciones preferidas, muchas baladas románticas. Pero ningún reggaetón o melodías que no tengan sentido. 

400 encuentros con amistades, que se hacen muy necesarios  de nuevo con el correr del tiempo. 

350 películas variadas, pero la memoria sólo retiene las que han marcado nuestra historia. 

120 tragos con sabor y otros tantos solo por cortesía. 

20 caminatas en la playa dejando que el sol broncee mi piel para siempre .

45 salidas con amigas solo a vivir la vida y lalalala.

Y podrían ser 45 y  más multiplicadas porque eso con el tiempo se hace medicina. 

Tengo 3,4,5,6,o varios errores más pero muchos de ellos hoy los volvería a cometer de nuevo porque sé que esta vez si que  lo disfrutaría, porque ya sabría enfrentarlos y poner la otra mejilla.

Tengo como 5 abrazos que anhelaba no terminarán nunca. 

Como 4  adiós importantes, pero uno solo que hoy creo no debería haberme ido nunca de ahí. 

Tengo 5 décadas y más de vueltas a sol que hoy puedo recordarlas y escribirlas porque el día a día me ha ido devolviendo la sangre al cuerpo  y el cubo de hielo ya no se derrite con tanta facilidad porque aprendemos a conservar lo sólido. 

La vida te entrega de todo, te educa, te enseña, te habilita a crecer o te deshabilita para equivocarte. Pero también te instruye  y con ello vamos recogiendo y enseñando o vamos guardando historias. 

Es como cuando  decimos  que todos al nacer somos felices . Pero en el camino se nos va ensuciando la vida,  y de a poco aprendemos a ir limpiándola.

Por eso cada página que pases en tu vida, sea buena o mala , escríbela si quieres, y luego léela con mucho detenimiento, porque esa página … ya no vuelve. Es la vida que te tocó, no hay otra.

Y bueno, en fin, tengo tanta historia y  más días por contar y otras tantas quizás que tal vez me debería haber callado y no contarlas, o seguir quizás enumerándolas , pero la verdad hoy no sé cuántos años caben en todo eso. 

Y ahora que ya sabes mi edad,.. .

¡¡¡ Si quieres me puedes contar cuál es la tuya.!!! 

 

Mi edad, mi lado sintético

 

También te puede interesar

Deja un comentario